Un estudio concluye que la fibromialgia no es psicosomática, sino que su causa puede estar en la piel

La fibromialgia es un término general para una condición dolorosa que se caracteriza por dolor generalizado del tejido profundo, sensibilidad en las manos y los pies, fatiga, trastornos del sueño y deterioro cognitivo, entre otros síntomas.

Debido a que carece de síntomas y tratamientos constantes, algunos médicos creen que un número desconocido de casos son psicosomáticos, pero un nuevo artículo publicado en la revista Pain Medicine  concluye que la fibromialgia puede tener una base biológica racional, localizado en la piel.

¿Alguna vez os han dicho que vuestra dolencia es psicosomática?, ¿qué reacción os ha producido oir esta afirmación?, ¿creéis importante que el especialista no tenga esa idea de la enfermedad? Podéis dejarnos vuestros comentarios en este post, y si queréis estar al día de las últimas noticias sobre la fibromialgia y conocer a otros miembros con esta dolencia ¡únete al grupo, es gratuito y anónimo!

Las pruebas de rutina utilizadas para el diagnóstico ha sido en gran medida incapaces de detectar una base biológica para la fibromialgia, así que el diagnóstico estándar en su lugar se basa en clasificaciones subjetivas de dolor del paciente, elevando aún más preguntas acerca de la verdadera naturaleza de la enfermedad.

Actualmente la terapia aprobada, que proporcionan al menos un alivio parcial a algunos pacientes con fibromialgia, actúan únicamente en el cerebro, donde las técnicas de imagen han detectado hiperactividad de origen desconocido que se refiere como “sensibilización central”. No se ha determinado una causa subyacente, originando a muchos médicos dudas sobre el verdadero origen o incluso la existencia de la enfermedad.

Investigadores del Integrated Tissue Dinámica LLC (Intidyn) de EE.UU y del Centro de Neurofarmacología y Neurociencias del Albany Medical College, en un estudio realizado sobre la fibromialgia dicen que han encontrado una justificación biológica, una patología neurovascular periférica constantemente presente en la piel de pacientes con fibromialgia que puede ser una fuente de accionamiento de los síntomas.

Según dijo el Dr. Frank L. Rice, Presidente de Intidyn y el investigador principal del estudio:

“En lugar de estar en el cerebro, la patología se compone de excesivas fibras nerviosas sensoriales alrededor de estructuras vasculares especializadas ubicadas en las palmas de las manos”.

“Este descubrimiento proporciona evidencia concreta de una patología específica de la fibromialgia que ahora se puede utilizar para el diagnóstico de la enfermedad, y como un nuevo punto de partida para el desarrollo de terapias más eficaces.”

Según estos investigadores:

“Habíamos pensado que estas terminaciones nerviosas sólo estaban involucradas en la regulación del flujo de sangre en un nivel subconsciente, para regular la temperatura corporal, sin embargo, aquí tuvimos evidencia de que las terminaciones del vaso sanguíneo también pueden contribuir a nuestro sentido consciente del tacto … y también el dolor.”

Para este estudio analizaron las terminaciones nerviosas, a partir de pequeñas biopsias de piel recogidas de las palmas de los pacientes con fibromialgia que fueron diagnosticados y tratados por los autores del artículo.

El estudio se limitó a las mujeres, que tienen más del doble de aparición de la fibromialgia que los hombres. Lo que el equipo encontró fue un aumento en las fibras nerviosas sensoriales en sitios específicos dentro de los vasos sanguíneos de la piel. Estos sitios críticos son diminutas válvulas musculares, llamados válvulas arteriolas-vénulas (AV), que forman una conexión directa entre las arteriolas y vénulas.

El Dr. Rice describió su función:

“Todos aprendimos que el flujo de sangre oxigenada fluye desde las arteriolas a los capilares, que a su vez transmiten la sangre sin oxígeno a las vénulas. Las válvulas AV de la mano son las únicas que crean una derivación (bypass) del lecho capilar para el principal propósito de regular la temperatura corporal”.

En los seres humanos, este tipo de válvulas son exclusivas de las palmas de las manos y plantas de los pies que funcionan como el radiador en un coche. Bajo condiciones de calor, los tubos de derivación se cierran para forzar que la sangre llegue más a los capilares de la superficie de la piel con el fin de irradiar calor desde el cuerpo, y nuestras manos pueden comenzar a sudar. En condiciones de frío, las válvulas se abren permitiendo que la sangre circule sin pasar por los capilares con el fin de conservar el calor, por lo que nuestras manos se enfrían.

Según el co-autor Dr. Phillip J. Albrecht:

“El exceso de inervación sensorial en sí puede explicar por qué los pacientes con fibromialgia suelen tener las manos especialmente sensibles y dolorosas. Pero, además, dado que las fibras sensoriales son responsables de la apertura de las derivaciones, se convertirían en especialmente activas en condiciones de frío, que son generalmente muy molestas para los pacientes con fibromialgia”.

Fuentes: Science20 y WileyOnlineLibrary

http://www.science20.com/news_articles/fibromyalgia_not_all_head_its_skin_paper_concludes-114985?utm_source=twitterfeed&utm_medium=twitter

http://redpacientes.com

fUENTE:http://fibromialgiamelilla.wordpress.com/2013/06/21/un-estudio-concluye-que-la-fibromialgia-no-es-psicosomatica-sino-que-su-causa-puede-estar-en-la-piel/

Flag Counter