Reflexiones

En esta sección se plasmará todo tipo de reflexiones, de sentimientos, etc..., sobre la enfermedad y su influencia en nuestro día a día. Bienvenidos serán todo tipo de comentarios (en la sección "Libro de Visitas) que publicaré con mucho gusto en este apartado, si corresponde con la política de esta web. Gracias por leer y estar ahí.

Lunes 9 de marzo de 2015

Nunca pensé que esta enfermedad me fuese a cambiar tanto y que podría vivir como vivo ahora. Jamás fuí una persona con mucha iniciativa. Siempre fuí una niña tímida, miedosa, con un acusado complejo de inferioridad y a la vez, rebelde en su fuero interno que raras veces expresaba lo que sentía y cuando lo hacía explotaba por haber aguantado tanta frustración y por tanto tiempo.

La vida que me tocó vivir me hizo lo que soy porque TODOS somos responsables de nuestras acciones y pensamientos y TODO tiene su consecuencia tarde o temprano.

Esto lo he entendido no hace mucho y no ha sido fácil aceptarlo. Todavía me rebelo contra mí misma en numerosas ocasiones y me niego a aceptar la realidad. Las recaídas son inevitables pero siempre logro levantarme porque en mi fuero interno soy más fuerte de lo que creo, con más recursos de los que veo y mi deber es tratar de rescatarlos de mi alma dañada y sacarlos a la luz para poder sanarla.

Una de las claves de la mejoría de la fibromialgia es nuestro estado anímico, nuestros pensamientos que casi siempre son erróneos y nos corcomen por dentro y nos hacen sentirnos peor de lo que deberíamos, tal un castigo que nosotros mismos nos infligimos... Nos flagelamos con acciones y pensamientos errados y nos sentimos peor.

Por ejemplo, nos refugiamos en la comida o la bebida cuando nos llega un ataque de ansiedad, nos ponemos a trabajar tal animales para no pensar hasta estar exhaustos y sin fuerzas...

Una de las cosas importantes que me está enseñando esta enfermedad es que TODO lo que hacemos bueno o malo se refleja en nuestro cuerpo en forma de dolor, malestar, fatiga, etc.

He leído mucho sobre el tema y sigo haciéndolo y en una de mis recientes lecturas que quizás comparta en este lugar en breve, explican la importancia de la alimentación en nuestra mejoría. Nos alimentamos equivocadamente casi siempre y empezar a cambiar nuestros hábitos alimentarios es un buen comienzo para nuestro avance contra esta lacra que nos ha caído encima y que muchos dicen, nos merecemos por lo que hemos hecho y sentido en nuestro pasado.

Jueves 17 de julio de 2014

Hay veces que se siente uno abandonado, incomprendido, rechazado, sólo por nuestra condición de fibromiálgico. Es un estado íntimo que vivimos en soledad, con nuestro yo interior, con nuestra alma, con nuestra conciencia y nuestra razón.

No es fácil levantarse todos los días y sentir que eres menos que tu vecino de enfrente, que no puedes hacer lo que debes o quieres hacer por tus limitaciones físicas y psicológicas, que tu entorno no te entiende y que te ve como un bicho raro porque te ve bien físicamente pero ignora tu estado interior.

Te pasas la vida fingiendo alguien que no eres, por los demás, por tu familia, por tus amigos, por los desconocidos que te cruzas cada día en tu vida...

Y mi verdadero yo, ¿dónde está? ¿Dónde quedó esa persona que un día fuimos y que jamás volveremos a encontrar?

Sigue en nosotros pero ignoramos sus lamentos, sus frustraciones porque estamos constantemente absorbidos por nuestro cotidiano que nos devora toda nuestra existencia y nos arrebata nuestros sueños.

¿Debemos permitir a esta enfermedad aminorarnos sin luchar, sin superar todos los obstáculos que nos interponga en el camino?

Por supuesto que no, aunque amenudo tenemos las ganas de abandonar la lucha y nos refugiamos en nuestro mutismo, en nuestras casas, incluso en la comida o bebida para almidonarnos y no pensar en nada...

https://lh3.googleusercontent.com/-M1GsnOHjnZI/Vu6Gr9sGrPI/AAAAAAAACuM/VAfGROWNzoo/s433/11953164_1083309375026426_3387264311974648285_n.jpg

Flag Counter